Per qualsevol consulta podeu trucar al telèfon: 681188171

Crónica Excursión al Montmell



Domingo de finales de Enero y con tiempo primaveral, un grupo de 31 excursionistas nos desplazamos a la Juncosa del Montmell, un municipio de la comarca del Baix Penedès, en la provincia de Tarragona. 
Bien familiarizados con la idea de caminar en grupo y siempre detrás del guía, dejamos los coches en el aparcamiento e iniciamos la ruta por un bosque de arbustos y pinos cuyas bolsas de orugas estaban en pleno esplendor.  Muy pendientes íbamos,  sobre todo Ricardo y Margarita con los dos perrillos que nos acompañaban, porque se dice que si se comen una oruga, muy malo para el perro y muy malo también para la oruga. 
Superados algunos metros campo a través, pasamos por el Área Recreativa Forestal del pueblo y llegamos a la Iglesia Nueva de San Miguel de Montmell, de estilo gótico. Según la leyenda, esta iglesia se consagró porque a los feligreses les resultaba  muy costoso trepar a la antigua ermita para oír el culto. Hicimos en este lugar un alto para visitarla pero estaba cerrada. 
Atravesamos una pista forestal y subimos por un camino estrecho y pedregoso que nos llevó a la Antigua Iglesia de San Miguel, edificio de estilo románico que queda como colgado en una zona escarpada y en el que, entre la falta de conservación, pudimos contemplar el hermoso ábside de piedra caliza de color rojizo. Aquí otro alto para disfrutar, descansar, almorzar y, como no, hacer nuestra foto de grupo.
Un esfuerzo más de subida abrupta y llegamos a un collado por el que, trepando gradualmente, alcanzamos el Castillo de Montmell que está situado en la cima de la Sierra de Montmell y del que se conservan solamente algunos restos. Se dice que la primera documentación de este castillo data del año 974. Otro lugar idóneo para miles de fotos. 

Con mucho cuidado Iniciamos el descenso del castillo para enfilarnos a lo alto de otro pico, la Punta de la Cruz, que está coronado por una nada bonita cruz de hormigón. Desde este espectacular mirador pudimos contemplar nuevamente el Alt Camp, el Baix Camp, el Tarragones, el Baix Penedès y también adivinar el mar, que quedaba muy difuminado con la niebla baja que no tardaría en atraparnos.
Continuamos subiendo por una senda de arbustos que recorre todo el lomo de la sierra hasta llegar a lo alto de la Atalaya del Montmell (861m de altura). Que panorámica!, que fresco hacía allí! Punto final de subida. La niebla ya nos daba alcance y nos acompañaría hasta el final del trayecto.
Tomamos la otra parte de la montaña para descender por un sendero resbaladizo que nos hacía ir con mucha precaución. Un tramo abrupto y rocoso que se convertía en un castigo para las piernas y que, de pronto, pasaba a ser una especie de bosque  de pinos y encinas para alojar al  "Pi de las Tres Soques". Que grandiosidad! Abrazos para llenarnos de su energía y más fotos para compartir.
Nuevamente campo a través, retornamos a la animada Área Recreativa donde el olor a carne a la brasa y a calçots nos invitaba a degustar. Hermoso e idóneo lugar para una próxima comida de hermandad.  A partir de allá,  recorrimos el ultimo tramo terroso con viñas hibernando, mimosas  y almendros en flor, y donde el grupo parecía ya "can seixanta"…un poco desperdigados alcanzamos los coches. Teníamos ganas de llegar! 
Muchas gracias MariTrini por guiarnos en tan sorprendente y atractiva ruta y gracias a todos por compartir y disfrutar de esta experiencia.
Esther Cruz
NOTÍCIA NOVA
« NOTÍCIA ANTIGA
NOTÍCIA ANTIGA
Next Post »